ir arriba

06 abril 2010

Amargón o Diente de León: "Salud y curación por yerbas"

AMARGÓN O DIENTE DE LEÓN


El amargón obra directamente sobre la sangre. Su efecto depurativo, mejorándola, fortificándola y formándola. Es especial para enfermedades de la sangre y del hígado, para los que sufren del hígado, de palidez o ictericia. Protege a los sanos de enfermedades y a los enfermos ayuda a sanarse.
Para aprovechar su completo debería tomarse como té y comerlo crudo en ensaladas con otras yerbas silvestres. Sirven sus hojas, flores y también raíces.
Exprimir el jugo que está contenido en sus hojas y raíces para hacer con él una cura contra enfermedades del hígado, de los riñones, de la vejiga, palidez, ictericia, estagnación del sistema de la porta, falta de apetito, mala digestión, estreñimiento (constipación) y males del bazo.


El jugo, las comidas preparadas con amargón, y su té, no purifican solamente la sangre y el hígado, sino también el estómago, pulmones, riñones y vejiga.
También del tallo sale un jugo que es fortificante para la vista, pero no deben emplearse más que dos o tres gotas en uno o dos tratamientos por día.
La planta de amargón tiene un gran contenido en vitaminas y sustancias minerales, como calcio, potasio, sodio, manganeso, silicio y fósforo.
Cura con el amargón
Exprimir su jugo y tomar diariamente en ayunas uno o dos pocillos, o cada hora una a tres cucharadas. En cuanto a la duración de la cura puede elegir cada cual el tiempo.
Aproveche cada año el tiempo cuando haya amargón fresco para exprimir su jugo y tomarlo en una cura.
Amargón es un gran enemigo del ácido úrico; usándolo un buen tiempo en una cura especial librará el cuerpo de dicho ácido, que da origen a tantas enfermedades.
Es ideal tomar el jugo de la ortiga junto con el jugo del amargón: un día jugo de ortiga y otro día jugo de amargón. La ortiga hace todo lo posible para depurar y renovar la sangre y los humores, combate al mismo tiempo la acidificación, provee de cal a todo el organismo, y presta al mismo tiempo sus servicios a los riñones para que puedan cumplir con su difícil tarea. En cambio el amargón es especial para favorecer en gran manera al hígado en todos sus muchos quehaceres. Son dos yerbas apropiadas para quienes sufren de diabetes.

Ante cualquier duda consulte a su médico.

Extracto del libro "Salud y Curación por Yerbas", del naturista alemán Carlos Kozel, editado en enero de 1946 y publicado por Editorial de la Misión.

2 comentario :

Anónimo dijo...

muy buena

Anónimo dijo...

se usa para ayudar a eliminar piedras, tambien ayuda a no retener liquidos, por lo que es recomendable para desinflamar o bajar de peso

Comentar esta entrada

Su opinión nos interesa. Recuerde que los comentarios son entera responsabilidad de sus autores, y que no se aceptarán agresiones o insultos, ni a comentaristas ni administradores.